La Ruta del Górgora: cómo hacerla sin perderse.

La Ruta del Górgora es uno de esos lugares que, sin quererlo, se convierten en emblemáticos. La gran belleza del barranco que atraviesa, unida al  toque emocionante que le dan sus pasos más aéreos, la convierten en un atractivo que merece la pena recorrer. Eso sí, no es difícil perderse, así que se me ha ocurrido traerte unas claves para evitar que esto suceda. ¡Vámonos!

Los desniveles abruptos que tiene la Ruta del Górgora se salvan gracias a un sistema de cuerdas, agarres y peldaños de acero que se han colocado para facilitar el recorrido.

Hay que saber que la ruta no es apta para personas con movilidad reducida y que, si vamos con niños/as o con personas inexpertas o inseguras, puede ser buena idea llevar un arnés y una cuerda pequeña para ayudarles en los pasos comprometidos.

Otra cosa que hay que saber es que hay un tramo en el que se va por el agua, con lo que no es recomendable realizar esta ruta si llueve mucho o si ha llovido en abundancia recientemente. Para este tramo es interesante llevar unas sandalias extra y, si es invierno, unos buenos escarpines.

En este post, como su título indica, voy a explicar cómo hacer la Ruta del Górgora sin perderse, y es que yo encontré el camino correcto al tercer intento. Si bien la ruta está señalizada por marcas verdes y blancas (sendero local), en algunos puntos es fácil despistarse, por la ausencia de marcas y por la existencia de bifurcaciones.

Comencemos por el principio.

Punto de partida para hacer la Ruta del Górgora.

La localidad de referencia es Montealegre (León), cercana a la comarca del Bierzo. Lo más recomendable es llegar a la zona en coche.

Para empezar, hay que ir hasta una pista deportiva que hay a las afueras de esta localidad. Se puede bajar en coche hasta esta pista o dejarlo en el pueblo e ir caminando. Es el punto que he marcado como “punto 1” en la imagen de satélite de Google Maps:

Ruta del Górgora - Haz La Mochila

El recorrido

Ojo: El primer cartel que nos encontramos antes de llegar a este punto está mal. ¡Toma ya! La flecha indica hacia la derecha, pero es todo recto, como se puede ver en la imagen de arriba.

No tardaremos en ver las marcas verdes y blancas. Seguimos por este camino hasta cruzar una pequeña zona arbolada, momento en el cual la senda vuelve a ganar altura:

Ruta del Górgora - Haz La Mochila

Cuidado con los puntos sin señalizar

Ahora viene un tramo poco señalizado y en el que hay que prestar atención. Llegamos al siguiente arroyo. Cuando lo cruzamos, ascendemos por una ladera hasta llegar a un pedrero que va hacia nuestra izquierda.

Ruta del Górgora - Haz La Mochila

Ojo. El sendero discurre por este canchal, pero de pronto vemos una marca verde y blanca en un canalizo que asciende abruptamente. Parece que no es por aquí, pero sí que lo es. Abandonamos pues el camino que parecía más evidente y subimos. Esta foto puede servir de referencia:

Camino hacia el cañón del Górgora

Alcanzamos así el punto más alto de esta ladera (Mirador de Vidriales). La senda sigue hacia la izquierda ahora, en un suave descenso en el que pronto volveremos a ver marcas.

Justo antes de llegar al “punto 2”

Esta senda ya nos llevará por fin al que he señalado como “punto 2”, que es una pasarela de madera en la que hay una flecha que apunta a la cascada “La Largona”:

“Punto 2”

Desde aquí, se puede remontar el cauce para ver otros puntos de interés o directamente descender por el cañón.

Ruta del Górgora - Haz La Mochila

¡El cañón por fin!

No tardaremos en alcanzar los puntos más esperados de la Ruta del Górgora, donde disfrutaremos de la belleza del enclave. Aquí ya es donde encontraremos toda una sucesión de pasos con peldaños de acero, cuerdas y demás. Estos pasos son relativamente sencillos.

Cascada la Chochina

Al poco de bajar al lado de la primera cascada, nos veremos ya envueltos en un paisaje muy verde y frondoso, que contrasta con el paisaje más seco por el que hemos pasado antes:

Se puede acceder a los más de 100 metros de mina de oro romana, que se ha restaurado recientemente para su libre entrada. Eso sí, para esto hay que ir provistos de linternas. Es otra diferente a la que hay aguas arriba, pero que forma parte de la misma red de explotación aurífera.

Mina de oro romana

Mina de oro romana

Más tarde, tras una trepadita muy sencilla…

Ruta del Górgora - Haz La Mochila

Llegamos a los amarres. Baja, sube, baja…

Cañón del Górgora

 

Cañones del Górgora

Llegaremos después a una zona en la que irremediablemente debemos pasar por el agua. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de planificar la ruta. Es conveniente llevar en la mochila un calzado exclusivo para este trozo. Tras salir del agua seguiremos al lado del cauce, pasando por puntos de singular belleza, como el Pozo de la Górgora:

Finalmente, llegaremos a una última trepada de mayor exposición (punto 3). En este paso no hay peldaños de acero. La cuerda en forma de telaraña que hay colocada está algo deteriorada, así que deberemos tener precaución a la hora de subir.

Cañón del Górgora

Una vez arriba, el sendero nos llevará de nuevo a orillas del arroyo. Seguiremos hasta alcanzar la mina abandonada, poco después de la cual encontraremos el camino de ascenso que nos llevará de nuevo hasta el aparcamiento de la pista deportiva.

¡Has completado tu ruta con éxito! Debes saber que en el bar del pueblo te darán una acreditación por haberlo logrado.

¿Que dices que quieres quedarte a dormir en la zona para poder ir al día siguiente a hacer otra ruta? Worry no more. La mejor opción sin lugar a dudas es Casa Aurora, a 20 minutos de Montealegre. Puedes echar un vistazo y reservar haciendo “click” en la imagen:

Y ya que te gustan las escapadas, ¿Por qué no planeas otra a Orbaneja del Castillo?

***Abracines***

Deja un comentario