Moscú - Haz La Mochila
Muchas personas han oído hablar alguna vez del Transiberiano, pero a menudo existe confusión acerca de lo que es realmente. En esta sencilla entrada damos respuesta a algunos interrogantes sobre lo que es (y lo que no es) el Transiberiano, a la vez que dejamos caer, desde nuestra experiencia reciente, algunos trucos que pueden ser útiles a la hora de preparar y de realizar vuestro viaje. Sigue leyendo y descubre de primera mano cómo hacer el Transiberiano.

Transiberiano - Haz La Mochila

¿Qué es el TRANSIBERIANO?

Muchas personas, al escuchar por primera vez la palabra Transiberiano, se imaginan un viaje muy concreto, normalmente con tintes románticos o de viaje legendario, con un único billete con el que pueden abordar el tren y bajarse de él cuando les venga en gana, a la vez que fuman en pipa y leen viejos libros.  Otros se imaginan un tren llamado el Transiberiano, del que no se bajan en diez días, de alto lujo, muy caro y exclusivo. Pues bien, ninguna de estas opciones es correcta, ni de lejos. La realidad es bien distinta.
Omsk - Haz La Mochila

El Transiberiano es una red de vías férreas que unen el oeste de Rusia con diversos puntos del Pacífico, así como con países vecinos como Mongolia o China. A lo largo de estas vías circulan cientos de trenes, tanto de mercancías como de pasajeros, realizando trayectos cortos, largos o muy largos. Los hay que paran sólo en grandes ciudades y otros que paran en los pueblos.

El trazado ferroviario principal, que une Moscú con Vladivostock, también se conoce bajo ese nombre. Pero el Transiberiano es a día de hoy, como digo, una red compleja y dinámica que abarca mucho más. Echemos un vistazo al mapa, dibujado sobre captura de Google Maps (En móviles se puede ampliar):

Transiberiano - Haz La Mochila

———— Línea transiberiana

——— Variante de los Urales

— Ramal Transmanchuriano

—— Ramal Transmongoliano

—— Línea Baikal – Amur (BAM)

— Línea Amur – Yakutsk (AYaM)

Las líneas ferroviarias indicadas arriba no son todas las que hay. Se pueden tomar trenes que se adentran desde ellas hacia Kazajistán, Corea… ¡Las posibilidades son infinitas!

En torno a esta compleja infraestructura, viajeros de todo el mundo planeamos nuestros recorridos a bordo de estos trenes. Lo más popular suele ser completar el trayecto Moscú – Vladivostok 9288 km, Moscú – Pekin vía Manzhouli (Transmanchuriano), 8960 km, y Moscú – Pekin atravesando Mongolia (Transmongoliano), 7621 km, aunque cada cual puede inventarse las variaciones y los recorridos que más le apetezcan o interesen. Dentro de estos recorridos, se pueden hacer las paradas intermedias que se deseen, alargando o acortando la estancia en cada pueblo o ciudad tanto como a uno le venga en gana.

Esto es lo verdaderamente interesante: podemos configurar el viaje a nuestra manera, ya sea desde casa antes de partir o sobre la marcha, como hicimos nosotros. Esta opción es muy interesante, ya que podemos improvisar e ir ajustando nuestro plan inicial en base a todo lo que vaya surgiendo en el camino. De hecho, nosotros llegamos a Moscú sin haber planificado tan siquiera qué paradas íbamos a hacer. Ni siquiera teníamos guía de viajes ni mapa: compramos uno en Kazán, parada que decidimos hacer tras ver unas fotos en Instagram. ¡Hay que dejar que el viaje nos sorprenda!

Debemos tener en cuenta, eso sí, cuál es la fecha en la que expira nuestro visado para que no nos pille dentro del país, pero por lo demás… ¡ancha es Siberia!

¿Qué necesito para hacer el Transiberiano?

Visado

Debes saber que para viajar a Rusia se necesita visado. Este trámite está bien hacerlo con la  mayor antelación posible, y MUY IMPORTANTEIndica más días de los que tengas planeado ir realmente. Imagina que tienes planeado completar la ruta en 20 días, y así lo indicas. Error: Te darán el visado únicamente por 20 días. Indica, al menos 10 días más. Esto es posible ya que para solicitar el visado no es necesario adjuntar reservas ni billetes, sólo indicar fechas de entrada y salida y los hoteles donde uno «pretende» alojarse. Esto te permitirá improvisar más y tener más margen de maniobra si surge cualquier imprevisto. De hecho, actualmente se pueden solicitar visados de hasta 6 meses de duración con entradas múltiples.

Es muy importante saber que en Rusia son muy estrictos con el tema del pasaporte y el visado. Por ejemplo, si «caduca» nuestro visado no nos dejarán salir del país hasta la celebración de un juicio, y tampoco nos dejarán hospedarnos en ningún hotel. ¡Cuidadín! Más información sobre esto en la página del MAEC, y también en la de la Embajada de Rusia en España.

Para tramitar el visado ruso, piden entre otros requerimientos una carta de invitación, pero no os preocupéis, por poco más de 15 euros se puede tramitar cómodamente desde este enlace, y os la envían al email sin ningún tipo de problema. Ojo: aquí también se aplica lo apuntado arriba sobre indicar más días de los que pretendemos estar en Rusia.

Si no podemos ir al consulado a hacer los trámites presenciales, podemos recurrir a alguna agencia autorizada que lo haga por nosotros. Yo lo hice a través de la Central de Visados Rusos, y fue sencillo y rápido.

Como para el visado te piden tener un seguro de viajes,te recomiendo este, que puedes obtener con un descuento del 10 por 100, por las razones que explico en este artículo.

Si vamos a realizar cualquiera de las variantes donde se incluyan otros países, necesitaremos obtener también el visado para estos. Os diré que los chinos son muy pesados a la hora de tramitar el visado cuando la entrada al país se realiza por vía terrestre, como es nuestro caso. Nosotros tuvimos muchos problemas para obtener nuestro visado. Tardaron tanto que nos quedamos sin tiempo para solicitar el visado mongol. Nuestra idea original era hacer el Transmongoliano y a última hora tuvimos que decantarnos por el Transmanchuriano. Por este motivo, realizad estos trámites con toda la antelación que podáis.

Moneda

No es necesario llevar rublos desde nuestro país de origen. Podemos cambiar fácilmente euros o dólares en diversos bancos en las ciudades rusas. Hay que fijarse en la tasa de cambio vigente y en la comisión aplicada. No en todos los bancos ofrecen buen cambio, así que no conviene conformarse con la primera opción.

Por otra parte, las tarjetas bancarias de fuera de Rusia funcionan perfectamente, tanto para sacar dinero del cajero como para pagar en los diferentes establecimientos, así que no os preocupéis por este tema.

Equipaje

Además de tu mochila con lo que llevarías a cualquier otro viaje (echa un vistazo a este post por si te sirve), debes incluir:

Un reloj extra, que tendrás siempre sincronizado con la hora de Moscú. El horario que se tiene en cuenta en la red ferroviaria rusa es el de Moscú. Desde los grandes relojes de las estaciones hasta las horas que se reflejan en los billetes de tren que adquirimos en ventanilla están indicadas según la franja horaria moscovita. Como en Rusia hay 8  franjas horarias diferentes y vamos a estar cambiando la hora constantemente, está bien tener un reloj referencial donde tengamos siempre la hora de la capital.

Un móvil libre por si decides comprar una tarjeta telefónica rusa.

Una pequeña mochila o bolsa de tela extra, en la que llevaremos las cosas necesarias para el trayecto, de tal manera que la mochila la guardaremos en los compartimentos destinados para el equipaje cuando abordemos el tren, y nos «olvidaremos» de ella hasta que debamos bajar del mismo. En nuestra bolsa viajera podemos incluir elementos tales como el neceser, una camiseta limpia, los tapones para los oídos, las chanclas, la comida, el cargador del móvil… La prepararemos antes de subir y así no tendremos que buscar engorrosamente estas cosas en la mochila una vez en marcha.

-Un cacillo metálico para servirnos agua del samovar, y café o infusiones para hacernos.

Apps útiles. Podemos tener descargadas en el móvil una serie de aplicaciones que nos vendrán muy bien durante nuestra ruta: Maps.me, app de mapas offline que nos permitirá no sólo orientarnos en las ciudades, sino además poner marcadores en los lugares que nos interesen, planificar recorridos en metro…; Un conversor de divisas, para ver como fluctúa el rublo o las monedas de los otros países, y, por supuesto, el paquete del traductor sin conexión de ruso en el Traductor de Google. Puede venir bien también que nos descarguemos un teclado en cirílico, para facilitar a cualquier persona a que nos escriba algo y así poder traducirlo. 

-Un pequeño mapa de Rusia, que nos permitirá trazar el itinerario general y calcular los días. Nosotros lo compramos en Kazán por un puñado de rublos, en una papelería.

¿Cuánto tiempo necesito para hacer el Transiberiano?

Esta pregunta me la hacen a menudo, y la respuesta es más sencilla de lo que parece. Un viaje a lo largo de esta red de ferrocarriles puede adaptarse sin problemas al tiempo que tengamos. Por así decirlo, es el viaje el que se adapta a nuestro tiempo y no al revés. Podemos seleccionar unas paradas u otras, ajustar el tiempo en cada ciudad, descartar paradas sobre la marcha, añadir otras…

Por ejemplo, puede que tengamos poco tiempo y no podamos completar por ejemplo el trayecto Moscú-Vladivostok, y nos decantemos por ir hasta Ekaterimburgo por la línea Transiberiana y volver por la de los Urales. Todo es válido.

Ekaterimburgo - Haz La Mochila

Como dato más concreto, decir que un trayecto entre Moscú y Vladivostok se completa en 10 días parando escasamente, y en mi opinión no se disfruta tanto como si dedicamos esos 10 días a hacer un trayecto más corto y parando más, si es este el tiempo que tenemos. Nosotros estuvimos 20 días desde que llegamos a Moscú y cruzamos la frontera hacia China por Manzhouli (Transmanchuriano). 20 días que se nos hicieron cortos; en Omsk, Irkutsk y Krasnoyarsk habríamos estado más tiempo del que nos quedamos, por ejemplo.

Pero Doc… ¿Cómo hago para subirme al tren?

Adquirir billetes de tren en Rusia es dramáticamente sencillo. Sólo necesitamos nuestro móvil (u ordenador) y un punto de acceso wi-fi.

Recomendación: compra una tarjeta SIM rusa. Muchos puntos de Wi-Fi gratuito están limitados a terminales rusos. (Te envían una clave al móvil en el momento de registrarte en la red Wi-Fi y piden que sea ruso) Además, si cargas unos rublos tendrás acceso a datos móviles. De lo contrario, podrás conectarte, sí, pero no en todos los puntos. Nunca actives los datos en tu móvil si éste no es ruso: la factura puede ser desorbitada.

Entra en la siguiente página: https://pass.rzd.ru/main-pass/public/en

Es la página oficial de venta de billetes de Russian Railways. Desde la página de búsqueda, seleccionaremos origen y destino (lo escribiremos si no viene como sugerencia), y nos salen los trenes disponibles. Como ejemplo, voy a hacer una búsqueda para una persona que realice un trayecto entre Irkutsk y Ulan Ude:

Comprar billete tren ruso - Haz La Mochila
Al hacer click en «buy ticket», nos salen todos los trenes disponibles entre estas ciudades, además de las plazas disponibles en las diferentes categorías:
Comprar billete tren ruso - Haz La Mochila

Elegimos el tren que más nos convenga, por horario y por estación de partida (OJO: si viene de lejos es posible que llegue con retraso). Al mismo tiempo, elegimos la clase en la que queremos viajar. Como vemos en la imagen, se nos ofrece fundamentalmente segunda y tercera clase. Esto es porque no en todos los trenes existe servicio de primera clase. Los asientos (sitting) son sólo recomendables si vamos a realizar un trayecto corto. De lo contrario (y os lo decimos por experiencia) el viaje se puede hacer muy largo. Como veis, la diferencia de precio entre las diferentes clases es especialmente notable con respecto a la primera. Entre segunda y tercera no se nota tanto.

Básicamente, la diferencia consiste en que en segunda clase, estaremos en un compartimento cerrado de cuatro camas (dos literas), perpendiculares a la marcha, y en tercera clase en «compartimentos» abiertos de seis, dos y dos enfrentados como en segunda, y dos en el lateral, en paralelo con la marcha.

Tanto en segunda como en tercera se viaja muy bien. Los trenes están muy limpios, con ropa de cama limpia, y hay una persona encargada de cada vagón, responsable de que todo esté en orden y en correcto funcionamiento. Esta persona, además de revisar nuestros billetes y estar pendiente de que no nos saltemos nuestra parada, puede vendernos agua, refrescos, bebidas calientes o algún snack,así como resolver cualquier duda que tengamos y ayudarnos a acomodar nuestro equipaje en los espacios correspondientes. Por lo general, además, de un modo muy amable y cercano, a pesar de las barreras lingüísticas.En todos los vagones hay un samovar, del que libremente podemos abastecernos de agua caliente para hacernos un té, café o pasta instantánea. Puede ser buena idea, por tanto, llevar un cacillo metálico y bolsitas de té o café soluble. Gente de Argentina, Uruguay y demás aficionados al mate: aquí el agua hirviendo para el termo no será un problema.

En la foto, Thamara está bebiendo un café en uno de los vasos en los que te lo sirven si lo pides. El soporte metálico pesa mucho, y sirve para que lo podamos posar y no se vaya con el traqueteo, además de para no quemarnos…

Transiberiano - Haz La Mochila

Sabed que en el propio tren venden vasos como esos -soporte artesanal incluido-, por si alguien quiere llevárselo como souvenir. Suelen venir labrados con motivos soviéticos

En este ejemplo, elegiremos tercera clase. Haremos «click» en «3-cl. open sleeping» del primero de los trenes desplegados, suponiendo que sea este el que nos interesa más:

Comprar billete tren ruso - Haz La Mochila
Como vemos arriba, cuando hemos elegido tren, debemos elegir vagón (car). Debemos tener en cuenta que el vagón disponga de aire acondicionado. De lo contrario, en verano la temperatura puede ser muy agobiante. Así, de los vagones que se nos ofrecen arriba elegiremos el 13, que, como veis, es el único que cuenta con esta característica. Cuando clickamos en el vagón, se despliega la lista de camas disponibles:
Comprar billete tren ruso - Haz La Mochila

Las camas que están en blanco son las que están libres. Cuando la seleccionamos se pone en rojo, y nos indica el precio que nos va a costar. Pulsaremos a continuación donde pone «Go to passenger data entry and seat selection».

Hay camas de cuatro tipos: upper, lower, upper lateral y lower lateral. Truco: Si viajamos solos, elegiremos cualquier litera superior. Si viajamos «de a dos», los asientos del lateral serán nuestra mejor opción: durante el día tendremos una práctica mesa para dos junto a la ventana, que por la noche (o por el día si queremos dormir o acostarnos a leer) plegaremos para desplegar las dos camas.

Lo siguiente que debemos hacer es registrarnos o entrar en nuestra área de clientes si estamos registrados ya.  Aquí se puede realizar el pago cómodamente con tarjeta bancaria.
Nos llegará al email la confirmación de nuestra reserva. Podemos imprimir el billete en la estación o mostrar el móvil para acceder al vagón.

NOTA IMPORTANTE: Este procedimiento no es válido para trayectos entre estaciones rusas y estaciones situadas en otros países. Para estos debemos ir a la ventanilla, lo que por suerte se puede hacer desde cualquier estación. De hecho, es recomendable adquirirlos con la suficiente antelación. Nosotros adquirimos un billete entre Chitá (Ru) y Harbin (Cn) en la estación de Irkutsk. Tuvimos suerte de que quedara alguna cama libre. Si vas a realizar el Transmongoliano, el Transmanchuriano o cualquier otro recorrido internacional, adquiere los billetes para tu trayecto transfronterizo tan pronto como estés en Rusia y tengas clara la fecha en la que vas a salir del país, especialmente si es porque expira tu visado.
Para trayectos largos, que son la mayoría, es recomendable viajar aprovechando las horas nocturnas. Las distancias son enormes, así que las horas que durmamos cómodamente será tiempo ganado. En cualquiera de las categorías, se incluye ropa de cama, por lo que no es necesario usar el saco de dormir.

¿Qué paradas puedo hacer? ¿De cuánta duración?

La gran ventaja del Transiberiano es que podemos configurar la ruta totalmente según nuestros gustos y preferencias. Podemos elegir unas u otras ciudades y pueblos, y en cada lugar podemos elegir si preferimos alojarnos en un hostel, hotel, camping o cualquier otra opción.

Es muy recomendable no limitarse a ciudades, ya que sería una pena atravesar Siberia y no explorar pueblos, caminar por el campo o dormir en la orilla del lago Baikal. Además, las ciudades poseen muchos elementos comunes, y pueden llegar a resultar repetitivas si no las combinamos con otros entornos. Podemos incluso desviarnos de la ruta si tenemos interés por conocer otros lugares; hay enclaves muy interesantes que no están dentro del Transiberiano pero a los que es sencillo acceder desde localidades de referencia.

Las principales localidades donde paran los trenes son las siguientes:

Transiberiano: Moscú – Nizhni Novgorod – Perm – Ekaterimburgo – Omsk – Novosibirisk – Krasnoyarsk – Irkutsk – Ulan Ude – Chitá – Jabarovsk – Vladivostok
Transiberiano (yendo por la línea de los Urales): Moscú  – Kazan – Ekaterimburgo -y de ahí como la ruta anterior.
Transmanchuriano: Por la ruta anterior hasta Chitá y después de ahí a Manzhouli – Harbin – Pekín
Transmongoliano: Por la ruta transiberiana hasta Ulan Ude y después de ahí a Ulan Bator – Datong – Pekín

Entre cada uno de estos lugares hay multitud de lugares en los que se puede parar. Depende ya de cada persona ir configurando la ruta un poco según sus prioridades, intereses… Por ejemplo, en Mongolia yo no me limitaría a Ulan Bator, y en el Baikal, como veréis más abajo, recomiendo encarecidamente hacer una parada de más de una noche en alguna localidad a sus orillas.

En cuanto al tiempo a dedicar en cada una de las paradas, yo recomendaría estar, al menos, una noche en cada sitio con sus correspondientes horas diurnas. Es cierto que hay lugares a los que podemos llegar por la mañana e irnos por la noche si encontramos buena combinación de horarios, pero vamos a aprovechar mucho menos nuestra estancia y además acumularemos cansancio. Esta opción es buena si no tenemos mucho tiempo. De lo contrario, es mejor estar, como mínimo, una noche en cada lugar y disfrutarlo bien.

Lo ideal, por tanto, es llegar por la mañana a un sitio, hacer noche e irnos al día siguiente por la tarde – noche. Si el lugar en cuestión nos interesa especialmente, en lugar de una noche haremos más.

El recorrido que hicimos nosotros:

Dentro de esta gran propuesta viajera, nosotros recorrimos durante 40 días Rusia y China, improvisando mucho a lo largo del trayecto. Dejo aquí el recorrido que hicimos con algunas referencias dentro de cada lugar, que pueden servir de utilidad. Para empezar, decir que, en mi opinión, llegar hasta Pekín está muy bien, pero… China ofrece mucho más, y una vez en Pekín podemos dedicar algunos días más a explorar otras zonas, ya fuera del Transmanchuriano pero aprovechando la excelente red ferroviaria china.

Nuestra ruta transcurrió de la siguiente manera:

1.- Moscú.

Punto de partida y ciudad imprescindible. De entre los lugares que más nos impresionaron de esta ciudad me quedo sin duda con la Plaza Roja y con algunas de las estaciones del Metro de Moscú. Dedicaré en otro momento una entrada a esta ciudad, en la que estuvimos cuatro días, aunque da para mucho más.
Moscú - Haz La Mochila

En la Plaza Roja, podemos disfrutar de uno de los marcos que hemos visto desde niños en miles de fotos, películas, videojuegos… Se trata de la Caterdal de San Basilio. Sin duda, esta es la primera parada y punto de partida para toda persona que se embarque en el Transiberiano en cualquiera de sus vertientes. ¡Allá vamos!

El metro de Moscú (abajo) no sólo es un icono de esta ciudad, sino también un despliegue de arte, historia y cultura. Da gusto perderse por sus túneles.

Moscú - Haz La Mochila
Metro de Moscú - Haz La Mochila

2.- Kazan.

Ciudad monumental de mayoría islámica, es un gran ejemplo de concordia histórica entre civilizaciones. Destacan la Mezquita de Qol Sarif en el Kremlin, el barrio tradicional de Tatar y  la zona del lago Kaban . 
Kazan - Haz La Mochila
La mezquita de Qol Sarif, en el Kremlin, presumió durante mucho tiempo ser la más grande de Rusia y de Europa. En el año 2.000, el Kremlin de Kazan fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
Kazan - Haz La Mochila
Los extensos Lagos Kaban (abajo), además de ofrecer un buen marco para un relajante paseo en nuestra ruta, son protagonistas de leyendas y mitos populares.
Kazan - Haz La Mochila
El distrito tradicional de Tatar es un lugar tranquilo por el que pasear, entre pintorescas viviendas de madera y lugares de culto como la Mezquita de Al-Marjani (abajo).
Kazan - Haz La Mochila

3.- Ekaterimburgo.

A la puerta de Asia, justo del otro lado de los  Urales, encontramos esta ciudad, tan grande como dinámica. Esta urbe tiene mucho que ofrecernos; para que sea más fácil, han pintado una gran línea de color rojo, que seguiremos para ir encontrando los diversos puntos de interés. Más allá de catedrales y edificios meramente históricos, podemos ver esculturas vanguardistas, como este divertido teclado de ordenador del artista Anatoly Vyatkin, a orillas del río Iset:
Ekaterimburgo - Haz La Mochila
La Mansion Sevastianov (abajo), en la Avenida de Lenin, fue construida en la primera mitad del siglo XIX a orillas del embalse del río Iset, en el centro de la ciudad.
Ekaterimburgo - Haz La Mochila
El embalse del Iset es un monumental e histórico punto de encuentro de habitantes y viajeros. Además de su relevancia histórica y urbanística, se puede escuchar música en vivo, comprar en puestecillos de artesanías o disfrutar de teatro de calle. Es un lugar efervescente en el que merece la pena dar un paseo al atardecer:
Ekaterimburgo - Haz La Mochila
Cerca de allí, encontramos el edificio de la Administración de la Ciudad (Ayuntamiento). Es un llamativo y emblemático edificio estalinista.
Ekaterimburgo - Haz La Mochila

4.- Omsk.

En esta ciudad estuvimos un día, y nos quedamos con muchas ganas de haber estado más tiempo, para explorarla a fondo. La ciudad que en el pasado fue centro administrativo de Siberia y Kazajistán es hoy la segunda más importante del Distrito Federal de Siberia después de Novosibirisk.

La Catedral de la Asunción (abajo) «corona» el centro de la ciudad. A lo largo de la Calle Lenin descubriremos los diferentes edificios históricos y lugares más emblemáticos e interesantes.

Omsk - Haz La Mochila
Omsk - Haz La Mochila
Si bien es una ciudad fría en invierno, en verano podemos disfrutar de un buen baño de río y de sol en alguna de sus agradables playas. ¡No os las perdáis!
Omsk - Haz La Mochila

5.- Novosibirsk.

El centro de esta peculiar urbe se desarrolla en torno a la pupular Avenida Vokzalnaya Magistral, que desemboca en la monumental Plaza Lenin. A lo largo de la avenida en cuestión y de otras calles cercanas encontramos multitud de cafés vanguardistas, salas de exposiciones y museos. El colosal Teatro Académico de la Ópera y Ballet estatal (abajo), sin duda hace enmudecer a cualquier paseante, tanto si se tiene la suerte de poder presenciar algún espectáculo como si sólo nos limitamos a relajarnos en el parque que lo rodea.
Novosibirisk - Haz La Mochila
Novosibirisk - Haz La Mochila
Enfrente, encontramos una gran estatua de Lenin, lugar favorito de skaters, bikers y chavales en general que han elegido este lugar como punto de encuentro.
Novosibirisk - Haz La Mochila
En Novisibirsk encontramos buenos ejemplos de viviendas de madera tradicionales de Siberia:
La pequeña Catedral de Alexander Nevsky (abajo) contrasta con todas las catedrales e iglesias ortodoxas que hemos visto hasta ahora, por ser mucho más pequeña y sencilla.
Krasnoyarsk - Haz La Mochila

6.- Krasnoyarsk

Situada a ambas orillas del navegable río Yenisei, esta ciudad de gran importancia industrial que fue el centro del movimiento cosaco en el siglo XIX, es a día de hoy una ciudad muy dinámica y que tiene mucho que ofrecer.

Krasnoyarsk - Haz La Mochila
El Muelle de las Estrellas (abajo), es un punto de embarque a las rutas para pasajeros que parten de este río.
Krasnoyarsk - Haz La Mochila
La atmósfera vibrante de esta ciudad se refleja en todos sus rincones
Krasnoyarsk - Haz La Mochila

7.- Irkutsk.

Apodada desde 1.900 como «el París de Siberia», por lo variopinto y rico de su arquitectura, es un buen punto de partida para explorar el Lago Baikal. En Irkutsk se puede dar un buen paseo a lo largo de bonitas calles repletas de casas de madera, ejemplos vivos de la arquitectura tradicional siberiana.
Irkutsk - Haz La Mochila
La estación de tren, operativa desde 1.898, es un importante centro de comunicaciones; desde ella no opera sólo el ferrocarril Transiberiano, sino también múltiples líneas de autobuses y de trenes eléctricos, que nos llevan a interesantes lugares del entorno. Tal vez puede resultar interesante consultar qué opciones tenemos desde aquí, por ejemplo, para acceder a lugares del Baikal menos accesibles desde la propia línea transiberiana.
Irkutsk - Haz La Mochila

8.- Sliudianka (Lago Baikal)

De entre todas las posibilidades que observamos donde era posible hacer una parada en el Baikal, elegimos Sliudianka, más concretamente la zona de la antigua fábrica de conservas (a media hora a pie) y acertamos. Pasamos tres días en el muy recomendable Guest House Pribreznhny, a orillas del lago más profundo de la Tierra.  Para que os hagáis una idea de lo privilegiado del enclave, desde la ventana de nuestra habitación se veían hasta las nerpas (focas del Baikal), y a un minuto a pie había unas escaleras desde las que bajar a pegarse un chapuzón. Esta zona de Sliudianka es en realidad una pequeña aldea por la que no pasa el tiempo.  ¿Aún os quedan motivos para no venir hasta aquí?
Lago Baikal - Haz La Mochila
Lago Baikal - Haz La Mochila
Lago Baikal - Haz La Mochila
Lago Baikal - Haz La Mochila
Lago Baikal - Haz La Mochila
Lago Baikal - Haz La Mochila

9.- Chitá.

Como el tiempo de nuestro visado apremiaba, vinimos directamente hasta esta hermosa ciudad. Nos quedamos en el Like Hostel Chita, regentado por los amabilísimos Olga y Sergei. Fue sin duda una buena parada antes de encarar el paso fronterizo. A pesar de la lluvia, disfrutamos de lo lindo.
Chitá - Haz La Mochila

Paso fronterizo Zabaikalsk – Manzhouli.

A SABER: El tren se detiene 6 horas en el lado ruso y 5 en el lado chino, para realizar ajustes mecánicos y para llevar a cabo los trámites necesarios en cuanto a control de pasaportes y equipajes se refiere. Este dato está muy bien saberlo. Tened paciencia y material de lectura. No obstante, en el lado ruso se puede salir y dar un paseo por el pueblo, y en el lado chino en el entorno de la estación. En la segunda planta de ésta hay una tienda donde se puede comprar alguna baratija y, no menos importante, cerveza.
Esta es la frontera y nuestro tren estacionado en ella:
Transiberiano - Haz La Mochila

10.- Harbin

Curiosa ciudad china con gran influencia rusa. Tiene incluso una catedral ortodoxa. A lo largo de la popular Zhongyang Street, disfrutamos de un buen paseo que desemboca en el río Songhua, donde se puede degustar un buen helado, comprar graciosos artilugios luminosos «made in china», o sentarse a observar la vida transcurrir a orillas de este río, en el que además los días de calor uno se puede pegar un buen baño. Esta ciudad está bien para pasar un par de días.
Harbin - Haz La Mochila Harbin - Haz La Mochila
Harbin - Haz La Mochila

11.- Dalian.

No está en la línea transmanchuriana propiamente dicha, pero se trata de una interesante ciudad costera con una zona céntrica muy cuidada, con grandes rascacielos. Decidimos hacer esta parada porque nos parecía muy largo el trayecto entre Harbin y Pekín, y queríamos ver algo de mar
Dalian - Haz La Mochila
Dalian - Haz La Mochila
Dalian - Haz La Mochila

12. Pekín.

¡Ruta completada! La gran capital del país sorprende por tratarse de una ciudad mucho más tranquila que otras ciudades chinas. Es muy recomendable alojarse en los tradicionales hutongs, barrios de pequeñas casas muy apacibles llenos de rincones hermosos y de modernos locales perfectamente mimetizados. Grandes templos y palacios se dan la mano con  rascacielos y zonas comerciales, todo ello en un equilibrio único que la convierten en una ciudad imprescindible.
Pekin - Haz La Mochila
Las calles de los hutongs son perfectas para perderse:
Pekin - Haz La Mochila
Pekin - Haz La Mochila
Esta es la Torre del Tambor vista desde la Torre de la Campana. Se puede subir a ambas por un precio muy razonable, y disfrutar de buenas vistas:
Pekin - Haz La Mochila
Cerca del popular Lago Houhai hay un templo taoista, muy colorido e interesante. Su atmósfera de colores, incienso y música es mágica y envolvente. Por suerte, no entran aquí masas de turistas, así que entrar aquí es un verdadero respiro.
Pekin - Haz La Mochila
Las avenidas comerciales de Pekín (abajo) están concurridas, pero no por ello debemos evitarlas. No dejéis de probar una buena ensalada de hongos y tofu. Eso sí, pedid que no os echen picante.
Pekin - Haz La Mochila
De todas las zonas históricas de Pekín, la que más nos gusta es el Palacio de Verano (abajo). Es una gran extensión de terreno con múltiples construcciones y salas. Es conveniente venir a primera hora para evitar masas de gente.
Pekin - Haz La Mochila
Pekin - Haz La Mochila
El Templo del Cielo (abajo) de planta circular, es muy llamativo, y también merece un buen paseo:
Pekin - Haz La Mochila
Y de ninguna manera se puede prescindir de un buen recorrido por la Gran Muralla. La foto corresponde a la zona de Mutianyu:
Pekin - Haz La Mochila

Plus:

Es muy recomendable ampliar la ruta y no quedarse sólo con llegar hasta Pekín. Por este motivo, nosotros decidimos dividir los 40 días con los que contábamos de forma que tuviéramos 20 días en Rusia y 20 en China. Si bien los 20 días de Rusia se nos quedaron algo cortos, lo compensamos con creces explorando zonas de China que teníamos muy pendientes: La ciudad de Shanghai, Zhangajhie y la gran Tianmen Mountain, con su famosa Puerta del Cielo, y el Parque Nacional Forestal de Tianzi Mountain, donde se inspiró James Cameron para la película de Avatar. Dedicaré otro post a estas zonas, que sin duda merecen la pena.

Nos despedimos desde la majestuosa Puerta del Cielo. ¡Buenas rutas y un gran abrazo!
Puerta del Cielo - Tianmen Mountain - Haz La Mochila
Gonzalo
Gonzalo
Soy un animal humano que no puede estar quieto. Es por eso por lo que he ido caminando por algunos lugares de nuestro pequeño gran planeta encontrando lugares y personas increíbles. Y eso es lo que pienso seguir haciendo hasta el último día. ¿Nos vemos en la ruta?
Leave a Comment